lunes, 20 de agosto de 2018

Guía diaria para acompañarnos en el camino





"La Verdad es algo que, en realidad, haces tú.


Un día le dijeron los discípulos a Baal Sem: “Dinos, querido rabino, cómo hemos de servir a Dios”.


Y él respondió: “¿Cómo voy a saberlo yo...?” Y a continuación les contó la siguiente historia:


“Un rey tenía dos amigos que resultaron ser culpables de un crimen y fueron condenados a muerte. Y, a pesar de que los amaba, el rey no se atrevió a concederles abiertamente el indulto, por temor a dar un mal ejemplo al pueblo. 


De modo que decidió que se tendiera una cuerda de un lado a otro de un profundo abismo y que cada uno de los dos hombres tratara de pasar por ella: quien lo consiguiera obtendría la libertad; y quien cayera abajo encontraría la muerte. 


El primero de los dos consiguió atravesar sin mayores problemas. El otro, entonces, le gritó desde el otro lado: "¡Amigo, dime cómo lo has hecho!" Y el primero le respondió: "¿Y cómo voy a saberlo? ¡Lo único que he hecho ha sido que, cuando me escoraba hacia un lado, trataba de inclinarme hacia el lado contrario”.


No aprendas a montar en bicicleta en un aula.”


Anthony De Mello




***










 "El contemplativo, sin necesidad de una nueva consagración sacramental o canónica, sin pretender entrar en un «estado» de consagración oficial a Dios, experimenta en su interior un anhelo esencial y apremiante por identificarse lo más plenamente con su Señor. 


Y, en consecuencia, se sabe llamado a desarrollar al máximo la consagración bautismal; no sólo a imitar el alma de su Señor, sino a identificarse totalmente con el alma del Amado. 


A la gracia de Dios y al compromiso personal que llevan al cumplimiento de este anhelo es a lo que nos referimos cuando hablamos de la consagración del contemplativo secular.»


Fundamentos-Contemplativos en el mundo


domingo, 19 de agosto de 2018

Guía diaria para acompañarnos en el camino




”...Y, sin embargo, inconmensurable.


Una rana que siempre había vivido en un pozo se sorprendió un día al ver allí a otra rana.


“¿De dónde has venido?”, le preguntó.


“Del mar. Allí es donde vivo”, respondió la otra.


“¿Y cómo es el mar? ¿Es tan grande como mi pozo?”


La rana del mar soltó una carcajada y dijo: “No hay comparación”.


La rana del pozo fingía estar interesada en lo que su visitante tenía que decir acerca del mar, pero en su interior pensaba: “¡De todas las ranas embusteras que he conocido en mi vida, ésta es, sin duda, la mayor de todas... y la más cínica!”.


¿Cómo hablarle del Océano a una rana de pozo, o de la Realidad a un ideólogo?”


Anthony De Mello





***










 "Como veremos enseguida, todo cristiano es un consagrado; porque, por el bautismo, su vida ha sido entregada a Dios con Cristo. 


Después, cada cristiano será fiel o no a la consagración bautismal, la vivirá con más o menos intensidad y le dará una forma diferente en función de su situación y circunstancias. 


Incluso a esta consagración fundamental se pueden añadir otras, como, por ejemplo, la que confiere el sacramento del orden (LG 10; PO 12); la que realiza el religioso que se consagra más íntimamente a Cristo (LG 44; PC 5); la propia de los miembros de los institutos seculares (PC 11) o incluso la de los esposos, que están «como consagrados» por un sacramento especial (GS 48).»


Fundamentos-Contemplativos en el mundo


sábado, 18 de agosto de 2018

Guía diaria para acompañarnos en el camino




"La Verdad es concreta...


En cierta ocasión, un monje le dijo a Fuketsu:.


“Una vez te oí decir algo que me desconcertó, a saber, que la verdad puede ser comunicada sin hablar y sin guardar silencio. ¿Querrías explicármelo?”.


Y Fuketsu respondió:


“Cuando yo era un muchacho y vivía en el Sur de China, ¡ah, cómo cantaban los pájaros entre las flores en primavera...!”.


Pienso, luego soy inconsciente. En el momento de pensar habito en el mundo Irreal de la abstracción o del pasado o del futuro.”


Anthony De Mello





***










 "Y en este sentido podemos decir que la consagración y los consejos evangélicos que la expresan, no son patrimonio exclusivo de la vida religiosa o «consagrada», sino una gracia que Dios ofrece a todos sus hijos, una posibilidad para todo cristiano que quiera vivir plenamente la vida de la gracia que le ha sido infundida en el bautismo. 


Por eso no existe ningún miembro de la Iglesia que pueda sentirse dispensado de hacer de su vida un acto de glorificación de Dios en la búsqueda de su voluntad; y esto es, precisamente, lo que define y configura el seguimiento de Cristo como consagración a Dios.»


Fundamentos-Contemplativos en el mundo


viernes, 17 de agosto de 2018

Guía diaria para acompañarnos en el camino




"Cuando el dramaturgo inglés Oscar Wilde llegó por la noche a su club, después de asistir al estreno de una de sus obras, que había sido un completo fracaso, alguien le preguntó:. “¿Cómo ha ido el estreno, Oscar?”.


“¡Ah!”, respondió Wilde, “la obra ha sido un enorme éxito. Lo que ha sido un fracaso ha sido el público”.


Anthony De Mello





***










 "Por consagración entendemos el acto por el que Dios toma a una persona, la separa para su servicio, la configura de manera peculiar y le encarga una misión. 


Y este acto, que realiza Dios a través de la Iglesia, es consecuencia de una doble realidad: la consagración de Cristo y el bautismo. 


Tal como aparece en el Nuevo Testamento la consagración fundamental síntesis de todas las demás es la consagración de la humanidad de Cristo, por la que el Verbo asume una naturaleza humana que permanece plenamente dedicada a Dios. 


Y esta consagración fluye en los cristianos por medio del bautismo, ya que es el acto por el que el que Dios, por medio del Espíritu, configura al ser humano con el Hijo, haciéndole participar de la consagración de éste y convirtiéndolo en propiedad de Dios.»


Fundamentos-Contemplativos en el mundo