martes, 16 de octubre de 2018

Guía diaria para acompañarnos en el camino





"Siendo el mariscal Ferdinand Foch el comandante en jefe de las fuerzas aliadas durante la Primera Guerra Mundial, su «chauffeuf», Pierre, era asiduamente solicitado por los periodistas para obtener de él información acerca de lo que pensaba el mariscal. Y siguieron haciéndolo una vez que la guerra hubo terminado. Pero Pierre nunca soltaba prenda.


Un día, los periodistas asaltaron a Pierre cuando éste salía del cuartel general. Y mientras se arremolinaban en torno a él, el «chauffeur» dijo: «Hoy ha hablado el mariscal.»


«¿Y qué ha dicho?», le preguntaron ansioso


«Ha dicho: "Pierre, ¿cuándo crees tú que acabará la guerra?"»


La hija de un pastor protestante le preguntó a éste de dónde sacaba las ideas para sus sermones. «De Dios», le respondió su padre. «Entonces, ¿por qué te veo siempre tachando lo que escribes?», le preguntó ella.”


Anthony De Mello




***










 "Todo lo que tiene la muerte de oscuridad hace que participe de la noche oscura que precede al resplandor infinito de la gloria de Dios. 


Del mismo modo, el dolor y la debilidad humana, que se muestran en ese momento con su máxima intensidad, se convierten en los preciosos instrumentos para que se manifiesten en todo su esplendor la grandeza y la gloria de Dios.»


Fundamentos-Contemplativos en el mundo


lunes, 15 de octubre de 2018

Guía diaria para acompañarnos en el camino





"Dice Buda: «Los monjes y los sabios no han de aceptar mis palabras por respeto a mí, sino que deben analizarlas, del mismo modo que un orfebre analiza el oro a base de cortarlo, fundirlo, rasparlo y sacarle brillo.»


En un cine, un hombre muy alto se dirige a un niño que está sentado detrás de él:


«¿Puedes ver la pantalla, pequeño?»


«No.»


«No te preocupes. Mírame y ríete siempre que yo lo haga.»


Anthony De Mello





***










 "La muerte se convierte así en el momento culminante de la consagración del contemplativo y de su unión esponsal con el Amado. 


El que ha vivido de Dios y para Dios vive el instante del tránsito como el último acto de la ofrenda de su vida y la consumación del abandono absoluto en el corazón misericordioso de Dios. 


El mismo desgarro y el dolor que supone humanamente la muerte se convierten en el vehículo perfecto para el postrer acto de amor inmolado que el ser humano puede hacer en este mundo, reviviendo por última vez la experiencia purificadora y unitiva de la Cruz de Cristo.»


Fundamentos-Contemplativos en el mundo


domingo, 14 de octubre de 2018

Guía diaria para acompañarnos en el camino





"El príncipe heredero era un verdadero zoquete, por lo que el rey contrató los servicios de un tutor especial, el cual comenzó sus lecciones explicando al príncipe el primer teorema de Euclides.


“¿Está claro, Alteza?», le preguntó cuando hubo concluido.


"No», respondió el príncipe.


De modo que el tutor, armándose de paciencia, volvió a explicarle el teorema. “¿Ya ha quedado claro?»


"No», volvió a responder el príncipe.


Y una vez más lo intentó el tutor... sin éxito. Al cabo de diez intentos, el real zoquete seguía sin entender el teorema, y el pobre tutor no pudo contener sus lágrimas. "Créame, Alteza», le dijo entre sollozos, "este teorema es verdadero, y la forma en que se lo he demostrado es la única que hay...»


Al oír aquello, el príncipe se puso en pie y, haciendo una solemne inclinación, dijo: "Mi querido amigo, tengo una fe absoluta en lo que usted dice, de modo que, si usted me asegura que el teorema es verdadero, yo lo acepto incondicionalmente. 


Lo único que siento es que no me lo haya dicho usted antes. Si lo hubiera hecho, podríamos haber pasado al segundo teorema sin necesidad de perder tanto tiempo.»


De este modo tienes todas las respuestas correctas sin necesidad de saber geometría, exactamente igual que hay personas que -según ellas- poseen todas las creencias debidas sin necesidad de conocer a Dios. 


Decirle a la autoridad: «Piensa por mí, por favor, que yo soy tonto» es como decir: «Bebe por mí, por favor, que tengo sed.»


Anthony De Mello




***










 "Pero quizá lo más sorprendente resulte descubrir que a la alegría lógica de la esposa se une el gozo increíble del Esposo: «Como se regocija el marido con su esposa, se regocija tu Dios contigo». 


Aunque nos parezca increíble, la alegría de Dios consiste en transformarnos para poder unirse íntimamente a nosotros.


Con el matrimonio espiritual concluye el proceso de la unión con Dios del contemplativo aquí en la tierra. Sin embargo, esto no es el final de dicho proceso, puesto que seguirá por toda la eternidad en el cielo, ya sin traba alguna, en una unión perfecta entre ambos por toda la eternidad. 


El momento del tránsito de la unión en el mundo a la unión celeste es la muerte, que se convierte en la puerta abierta a la Vida en plenitud.»


Fundamentos-Contemplativos en el mundo


sábado, 13 de octubre de 2018

Guía diaria para acompañarnos en el camino




"Un vecino acudió a Nasrudin a pedirle prestado su asno.


«Lo siento, pero lo he alquilado», le dijo Nasrudin.             


En aquel momento, el animal comenzó a rebuznar en la cuadra.”


«¡Pero si le estoy oyendo rebuznar...!», dijo el vecino.


«¡Pero, bueno...!, ¿a quién vas a creer: al asno o a mí?»


Anthony De Mello





***










 "Aquí, la esposa canta el amor inmerecido y desbordante con el que ha sido agraciada. 


Reconociendo la dura realidad de la que parte («abandonada y devastada»), la contemplación del amor esponsal y transformador de Dios convierte el encuentro de amor en una auténtica fiesta. 


Es el gozo por la transformación que se ha realizado: la nueva Jerusalén se alegra por la acción de su esposo, Dios. 


De nuevo, como en Ez 16, Dios reviste a la ciudad como a la novia, engalanándola con toda magnificencia, realizando así un cambio sustancial del ser, que viene expresado en el cambio de nombre: de «Abandonada» a «Mi Predilecta»; de «Devastada» a «Desposada».


Fundamentos-Contemplativos en el mundo